Catequesis: La Familia, clave de la nueva evangelización

Escrito por el 13 de septiembre de 2022

Vamos a hablar de la familia, de la familia desde el planteamiento de la evangelización. Desde la convocatoria del Concilio Vaticano II, la Iglesia está siendo impulsada por el Señor hacia un crecimiento de la conciencia y del trabajo de la evangelización. Siempre la Iglesia ha evangelizado, ha anunciado el Evangelio a los pueblos de todo el mundo.

Pero nosotros que presumíamos de vivir en un país católico, de historia católica, de cultura católica, no estamos acostumbrados a una pastoral evangelizadora en nuestro propio terreno. Él que quería ser misionero se marchaba, por ejemplo, a África o a Japón o a La India, porque dábamos por supuesto que en Costa Rica no había nada para misionar. Pero hoy, nos damos cuenta que los terrenos de evangelización los tenemos en nuestra propia familia.

Y desde hace mucho tiempo, los Sres. Obispos nos están empujando a que adoptemos una actitud misionera de pastoral de conjunto de la Iglesia: en las parroquias, comunidades religiosas, asociaciones, en la vida familiar… hay que vivir en actitud de misión, como si estuviéramos en La India o en África.

Nuestra tierra es país de misión, nuestra familia es un lugar de misión. Esto lo decimos teóricamente pero no acaba de entrarnos en la cabeza, ni lo ponemos en práctica ni nos interesa. Y en este contexto de Iglesia misionera, evangelizadora, expansiva, la familia cristiana ocupa un lugar importante. Esto tampoco lo sabíamos y lo estamos descubriendo ahora. Sin una colaboración de la familia es muy difícil evangelizar a los niños y a los jóvenes; porque los primeros agentes de la evangelización, como los primeros agentes de la educación en general, son los papás.

Y nadie puede suplir la acción evangelizadora del padre y de la madre, del abuelo y de la abuela y de los propios hermanos en la configuración de una personalidad cristiana.

Hay en nuestra sociedad una contradicción en las encuestas cuando se nos pregunta, cuál es la institución más importante para usted. Mucha gente responde: la familia. Pero, luego ocurre en la vida pública nuestros dirigentes y gobernantes no se enteran, porque la familia no está recibiendo ni el reconocimiento ni la protección ni la ayuda que le corresponde en proporción con la importancia que tiene en la vida de las personas y en la sociedad.

Cuando se quiere valorar la familia se dice que la familia es como el fundamento, la consistencia, el apoyo de la sociedad. Eso es verdad, pero me parece poco. La familia es el nido de la persona. Las personas nos formamos milagrosamente en el seno de nuestras madres durante un tiempo biológicamente. Pero luego, espiritualmente, mentalmente y humanamente nos vamos desarrollando en el seno de este nido mayor que es la familia, que es, en definitiva, el amor. La persona humana para surgir y para crecer adecuadamente tiene que surgir en un contexto y en un clima de amor.

Necesitamos ser acogidos amorosamente en la vida cuando aparecemos en el mundo. Y necesitamos ser envueltos en pañales de amor, de atención, de solicitud, de cariño, de besos… para tener una experiencia agradable del mundo al cual acabamos de llegar. La persona humana crece en el contexto del amor. Si nos gritan, si nos pegan, si nos maltratan no crecemos humanamente como deberíamos hacerlo: crecemos asustados, recluidos, retraídos, con miedo a desarrollar nuestras facultades. Nuestros niños necesitan vivir en un clima de paz, de solidaridad y de amor.

Por lo tanto, nuestra primera consideración es darnos cuenta de que el desarrollo sano y normal de una persona humana necesita el contexto de una familia humana amorosa. Y porqué amoroso, porque necesita estabilidad y protección, valores que lo hagan crecer y ser una buena persona.

Y ese punto de partida del acogimiento amoroso, es el apoyo para una acción educativa. Educar es ayudar a desarrollar las facultades espirituales de la persona. Educar es enseñar, es hacer caer en cuenta del mundo en el que estamos, es ayudar a adoptar las posturas y las actitudes correctas entre las personas. Nuestros padres nos enseñan a ser veraces, a ser generosos, a ser cumplidores, a ser responsables, en definitiva, a ser personas, y eso es ir formando a que una persona tiene que alcanzar su manera de actuar en el conjunto de la sociedad, ante sí y ante Dios creador.

Diácono Martín Sáenz, Responsable Editorial de Radio María Costa Rica,


RM Costa Rica

Llena de Amor

Canción actual

Título

Artista

Background